Mi primera escultura

Las nuevas experiencias llenan de color y de recuerdos nuestras vidas, y haber decidido hacer mi primera escultura fue una de las más gratas aventuras a las que este hobbie fascinante de pintar me ha llevado.

La forma superpuesta de estas 3 circunferencias me hizo afrontar un nuevo reto: mantener mi slogan de pintar #sinreglaysincompás en este caso, fue más atrevido y, sin embargo, al ver el resultado, siento que obtuve exactamente lo que me proponía, cubrió mis expectativas y logré la satisfacción de expresar lo que quería.

El placer de hacer esculturas va más allá del agrado de plasmar colores y formas a través de puntos.  Este nuevo reto, me hizo amar esta manera de expresarme sobre una estructura que presenta una idea diferente de cómo mostrar que la serie caleidoscopio puede ser tan versátil como yo me lo proponga; la idea de encadenar tres circunferencias, y en cada una utilizar los mismos colores, obteniendo siempre un resultado distinto, demuestra cómo nuestra imaginación percibe un universo de posibilidades… siempre habrán otras formas de ver las cosas, siempre tendremos la oportunidad de soñar y de ver que nuestras ideas o acciones pueden generar opiniones de todo tipo, lo importante, en todo caso, es entender que si esa acción te hace sentir satisfecho y la has hecho para bien, habrás logrado el objetivo, que no es más que plasmar tu identidad en cada paso que das, en cada decisión que tomas, en cada obra que hagas, y eso, indefectiblemente, te llevará a obtener gotas de satisfacción.  Es decisión de cada quien hacer pequeñas cosas que hagan de tu vida un manantial de alegrías, no importan las rocas, no importa el cauce en el que se convierta el río, lo que al final importa es que el tiempo que te fue otorgado para estar en este plano no lo dejes en blanco, deja tu huella, rasga el suelo al pasar, perfora tu propio cauce y sólo así habrás vivido tu propia vida, sólo así habrás aprovechado tu “tiempo de prueba” en la tierra.

Please follow and like us:

Deja un comentario